Mostrando entradas con la etiqueta editorial. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta editorial. Mostrar todas las entradas

EDITORIAL: LA ESTUPIDEZ HUMANA

Según Carlos M. Cipolla (historiador Italiano), existen cinco leyes fundamentales de la estupidez humana, es decir, cinco puntos que determinan si alguien es estúpido o no.

A continuación las analizaremos:

Primera Ley Fundamental:

Siempre e inevitablemente todos subestiman el número de individuos estúpidos en circulación.

Oh sí. Existen muchísimos estúpidos a tu alrededor, tantos, que ni siquiera te das cuenta: “Ahí viene la plaga… le gusta bailar…” Y sí amigo, es contagiosa.

Segunda Ley Fundamental:

La probabilidad de que cierta persona sea estúpida es independiente de cualquier otra característica de esa persona.

No importa si eres presidente, diputado, supervisor, gerente de banco. Es más, no importa si eres chaparro, o pelón y usas anteojos. Eso no tiene que ver, incluso siendo todo lo contrario puedes seguir siendo estúpido (alto, bigotón, y de voz grave).

Tercera Ley Fundamental (o de Oro):

Una persona estúpida es aquella que causa pérdidas a otra persona o grupo de personas sin obtener ninguna ganancia para sí mismo e incluso incurriendo en pérdidas.

Un estúpido hace perder a los demás... Un saludo a nuestro querido Hugo Sanchez.

Cuarta Ley Fundamental:

Las personas no estúpidas subestiman siempre el potencial nocivo de las personas estúpidas. Los no estúpidos, en especial, olvidan constantemente que en cualquier momento, lugar y circunstancia, tratar y/o asociarse con individuos estúpidos se manifiesta infaliblemente como un costosísimo error.

Es ahí cuando nos preguntamos: ¿Porqué el país está tan mal?

Quinta Ley Fundamental:

La persona estúpida es el tipo de persona más peligrosa que existe.
Cuando veas a un estúpido, aléjate y cuéntaselo a quien más confianza le tengas, claro está, si no se trata de un estúpido también (descarta la policía y el gobierno).

(Agregada por mí) Sexta Ley Fundamental:

No hay más estúpido, que aquel que cree que los demás son estúpidos y que él jamás caerá en la estupidez.

Es hora amigo lector, de darnos un paseo por los mundos estúpidos que nos presenta la realidad. Es hora de exhibir a aquellos estúpidos que coquetean con la imbecilidad. Aquellos monstruos contemporáneos. Sólo aquí, en Praxis Blog.

Juan Mendoza
-Jefe de Información

Un saludo a:
*Felipe Calderón
* Vicente Fox
* Fabiruchis
* Paty Chapoy
* George Bush
* Tony Balardi…

VIVA LA RAZA

México, DF. Octubre 11 del 2009. El estereotipo mundial de esta frase siempre se ha adjudicado a los mexicanos, sobre todo por aquellos paisanos que se van a trabajar al extranjero y usan este lema para decir que están orgullosos de su descendencia mexicana. Pero realmente “La raza” no es exclusiva de México, de hecho es un termino utilizado en toda Iberoamérica y se refiere al mestizaje que hubo en América cuando llegaron los españoles, por eso se conmemora el 12 de octubre.

Ahora el termino ha evolucionado hasta llevarlo a “el día de la hispanidad”, lo que me lleva a la siguiente pregunta ¿realmente éramos una raza o es otra forma de decirle al mundo “aquí estamos”? Al final de cuentas nuestra historia dice que somos una mezcla de todo, un buen ejemplo del poder de la globalización.

De la raza al hecho.

Si en México realmente quisiéramos hablar de una raza, miraríamos más atrás de la llegada de los españoles, alabaríamos a nuestros pueblos indígenas y dejaríamos de usar como estandarte de la raza a la Virgen de Guadalupe que refleja los intereses de los evangelizadores españoles sobre el pueblo indígena, le pese a quien le pese y con mucho respeto a los creyentes y religiosos.

Acompáñanos a explorar y desmentir muchos aspectos que giran alrededor de este término de La Raza en esta edición de Praxis Blog.

Por mi raza hablará el espíritu (U.N.A.M.), pero por mí hablará Praxis Blog.

Bryan Montes
- Reportero

¿QUÉ QUIERE EL SEGURO SOCIAL?... ¡SALUD!


Durante las últimas semanas he tenido el ojo muy irritado, no soportaba esa sensación de tener una basurita enterrada en él, así que por fin me decidí a asistir al oftalmólogo. Claro como es costumbre mía de dejar todo al final, me aventuré por la ciudad en domingo sin recordar que era el día del maldito “Maratón de la Ciudad de México” patrocinado por Telcel. De alguna forma pude cruzar Insurgentes ya que cerraron el Eje 1 Norte y el tráfico estaba como viernes de quincena a las 6 de la tarde.

Al llegar a la clínica tomé turno, pagué la consulta que fueron unos modestos $300. Después de esperar unos 20 minutos me mandaron llamar para pasar con la doctora que me hizo unas cuantas preguntas, me revisó los ojos con una máquina que me cegaba y no me dejaba abrirlos del todo. Me hizo una receta para dos tipos de gotas que me ayudarían a eliminar la infección que tengo, todo esto en menos de 15 minutos. Creo que ha sido la consulta más rápida de mi vida, pero ahí no termina todo, cuando fui por las gotas que me recetaron, pagué casi $600 por los 2 frascos. Entonces me pregunté, ¿Por qué carajo no tengo seguro social?

Ahora el trabajo SÍ es salud.

El sector salud en México siempre ha sido un tema muy sonado por los medios, ya que hemos visto de todo, desde aquellas clínicas descuidadas, sucias y mal atendidas, hasta esos complejos relativamente nuevos y funcionales.

Hablando un poco con el Dr. Eddy Gabriel Muñoz Lumbreras, estudiante de medicina en la UNAM, me comentaba su perspectiva sobre este tema.

“La medicina en México es de buen nivel, esto si lo vemos desde el punto de vista de la preparación que tienen los profesionales encargados de brindar los servicios de salud. Sin embargo, los servicios de salud, siendo más específicos, la prestación de servicios de salud, no es la más adecuada, puesto que como nos damos cuenta los que tenemos que ver con esto y seguramente la población general, el acceso a estos servicios de salud no es equitativo. Y esto porque es en primer lugar, según yo lo considero, el presupuesto que el gobierno da a el sector salud es de tan sólo 5.8% del PIB, el presupuesto más bajo de toda Latinoamérica. Entonces la prestación de estos servicios se limita mucho y gran parte de la población no tiene acceso al mismo.”

En pocas palabras, los servicios de salud en México como tal, no hablo de la preparación de los profesionales, sino de la prestación del servicio, están del asco. Lo vemos reflejado en que la mayoría de la población entra en lo que se conoce como población abierta, que son todos aquellos que no cuentan con seguro ISSSTE, PEMEX, etc. Y los que tiene la fortuna de contar con estos seguros, sufren por todos los trámites burocráticos que se deben hacer y muchas veces limita la atención adecuada y sobre todo anticipada.

Saca la lengua y dí ¡Ahhhhhhhhh!

En esta entrega de Praxis Blog nos adentraremos en temas relacionados con la medicina en México. Analizaremos algunos puntos de interés y te enterarás de uno que otro dato curioso que no está por demás saber. Acompáñanos en esta edición y permite que nuestra lengua te examine, no olvides dejar tu comentario.

“La vida es una fuente de salud, pero esa energía surge sólo donde concentramos nuestra atención. Esta atención no sólo debe ser mental sino también emocional, sexual y corporal. El poder no reside ni en el pasado ni en el futuro, sedes de la enfermedad. La salud se encuentra aquí, ahora.” En Praxis Blog. - Alejandro Jodorowsky.

firma bry

EDITORIAL: DEDEANDO LA NOTICIA

Con temor a otro ataque de cualquier loco al Metro Balderas la noche de ayer, me dispuse a regresar a mi casa en el gusano naranja. Bajé las escaleras de la Glorieta de Insurgentes, abordé aquel tren y transbordé en Balderas. Por obvias razones el metro estaba - ¿Cómo decirlo de una forma no muy ofensiva? - ¡Hasta su puta madre! Es increíble como pueden caber treinta personas en sólo tres metros cuadrados.


No podía moverme, para cuidarme de alguna especie de robo coloqué mi mochila frente a mí, cubriéndome. Un tipo gordo y gigantesco se colocó delante de mí, sudado y barbado con muy poco cabello en su cabeza, de playera verde, de esas que gracias a la panza cuelgan como manteles de cocina. A su lado (y al mío también, por ende), un chavito, de aproximadamente unos dieciocho años, delgado, vestido de jeans y camisa, “carita”, como diríamos algunos, con miedo a aceptar que es guapo. Para no hacérselas larga… o tal vez sí, el tipo gordo bajó su mano, y comenzó a tocar la entrepierna del chamaco (ahí perdí de vista lo que hacía pues mi mochila estaba justo enfrente). El chavito evitó mi mochila y se acercó por completo a aquel mastodonte, como abriéndose paso entre la marea y llegando a recargar su mejilla en lo que parecía una “teta” de aquel obeso hombre. Me hice hacia atrás hasta que quedé encerrado entre su acto y la puerta del metro. Las manos del delgado hombrecillo universitario desaparecieron también, mientras el barbudo hombre de cuarenta se agachaba de forma sutil hacia la oreja del primero.


Al llegar a la estación La Raza, bajaron juntos al igual que el ochenta por ciento de toda la gente dentro del vagón. El sudado hombre verde tomó del brazo al joven diciéndole: “¿Para dónde vas?” mientras se perdían camino a “El Túnel de la Ciencia”.


Es el sexo, visto como fenómeno prohibido lo que incita a tipos guapos a dejarse “toquetear” por obesos sudados, lo que mueve a las colegialas a grabarse frente a su webcam, lo que provoca a los niños de diez u once años tener sexo anal en el baño de la escuela, lo que hizo nacer a la imaginación en el sexo telefónico, el sentimiento aunado al poder en una violación; es el poder al penetrar a un niño de cinco años volviéndose un monstruo; es el placer, el negocio, lo prohibido, el pecado, la puerta a la muerte y la culminación de un acto diabólico, es, en algunos casos, el utópico amor.


En ésta edición, Praxis Blog se vuelca a las variantes o evoluciones de este fenómeno. Puntos de vista distintos, la percepción desde sus entrañas y algunas locuras de nuestros redactores.


Dejad que sus ojos tengan sexo con nuestros textos.


Juan Mendoza
- Jefe de Información

EDITORIAL: ADICTOS AL DINERO


México, D.F. 5 de Septiembre.- En alguna ocasión Ralph Nader, activista y abogado estadounidense, dijo “La adicción nunca debería ser tratada como un delito. Debe ser abordada como un problema de salud”, sin embargo, alguien más decidió que ésta no es ni delito, ni problema de salud, más bien tendría que ser redefinida como una excelente oportunidad de negocio.

Comúnmente asociamos la palabra adicción con alguna dependencia física o psicológica hacia alguna sustancia, persona o hábito, y es normal tal asociación de ideas pues “dependencia” es la palabra clave de una adicción.

Para estar del otro lado de las adicciones se requiere un poco de frialdad y objetividad, y comprender que la necesidad de unos es el negocio de otros. Así lo entienden muchas empresas y empresarios exitosos, desde el Chapo Guzmán, Phillip Morris, Ronald McDonald, pasando por cualquier dueño de un casino o table hasta el Papa Benedicto XVI, que ven en sus consumidores o feligreses algo aún más atractivo que la misma gallina de los huevos de oro.

Contrario a lo que un adicto representa para la sociedad, en términos publicitarios, no se puede obtener un consumidor más leal que un adicto, alguien que no sustituye marcas y tampoco se frena a reflexionar el costo real de sus vicios.

En la entrega de esta semana, Praxis Blog abordará el tema de las adicciones desde una perspectiva diferente, dejando de lado si son buenas o malas, más bien nos acercaremos a ellas desde el punto de vista estratégico. Entender a las adicciones como una industria es ponerse del otro lado del cristal, quizás suene un poco maquiavélico y cruel, pero habiendo tantas adicciones socialmente aceptadas, ¿por qué no habremos de sacarles provecho a éstas?

Conozcan las adicciones que han puesto de cabeza al mundo y cómo es la industria que gira en torno a ellas.

Juan José González
- Director General

EDITORIAL: TRABAJANDO DURO O DURANDO EN EL TRABAJO


Con el objetivo de plantear, analizar, comentar y criticar situaciones y temas de manera objetiva que competen (o deberían de) a la mayoría de los estudiantes de nivel universitario en México se da inicio a este blog, que pretende generar un conocimiento útil para aquellos que se interesen en mejorar su condición mental.

Para aquellos ajenos a la palabra o al fenómeno de la praxis, ésta es el resultado de cuando un conocimiento teórico se convierte en una experiencia, de esta manera, éste conocimiento quedará permanentemente grabado en nuestra memoria.

En esta entrega se hablará sobre las particularidade
s de estudiar y trabajar, como sus ventajas y desventajas, experiencias laborales, casos de esclavitud disfrazados de servicio social, los apoyos e incentivos económicos, etc.

El trabajo durante la universidad puede perseguir diferentes fines como el financiamiento de una carrera, la búsqueda de una independencia económica, o simplemente satisfacer una inquietud personal.

Parte del desarrollo profesional de un estudiante es poner en práctica aquellos conocimientos que se van adquiriendo a lo largo de la carrera, sin embargo, es un hecho que el estudiar y trabajar requiere de un esfuerzo mayor en el manejo de tiempos, sacrificar algunas horas de sueño en función de cumplir con ambos compromisos y mantener un equilibrio entre el trabajo y la escuela.

Aunque el trabajo es un tema común en el ambiente universitario, no todos los estudiantes se ocupan en alguna actividad laboral fija, algunos optan por una manera más independiente de trabajo como el freelance y otros deciden dedicarse por completo al estudio.

A pesar de que ejercer una actividad laboral durante la etapa universitaria es una experiencia positiva y se convierte en una excelente carta de presentación a la hora de buscar empleo al terminar la carrera, es preciso definir nuestras prioridades.

Es común que al comenzar a percibir mayores ingresos se sobreponga el desempeño en el trabajo sobre el de la escuela, dejando de lado el aprendizaje, precisamente el motivo por el cual estudiamos una carrera.


Juan José González
-Director General