PARA DON JACINTO CABRERA PEREZ, COLONO AZUCARERO / REVISTA CONTINENTE (1970)


Don Jacinto Cabrera Pérez, prestigioso colono de Baní, quien ha dedicado lo mejor de su vida al auge de la agricultura de su tierra natal, noble y progersista tarea en la que ha interesado a no ocos moradores del lugar, con los mejores resultados, no solo para la colectividad banileja, sino ara los intereses de todo el país.

BIOGRAFIA: Don Jacinto Cabrera Pérez, nativo de Bani, Provincia de Peravia, nació el 16 de Agosto de 1901. Esta casado con la señora Mélida Salazar Tejeda de Cabrera, con la cual ha procreado una hija que lleva por nombre Servantina Aurora Cabera Salazar. Además, bajo su cuidado tutelar han criado como hijos de su hogar ejemplar, dos varones que responden a los nombres de Julio cesar Cabrera y Rafael Corniel Cabrera. Son sus padres Don Féliz Cabrera y Doña Nicolasa Pérez de Cabrera, los cuales conviven con Don Jacinto, al igual que el pequeño nieto de este último, Marcial Báez Cabrera, hijo de Cervantina.

Don Jacinto Cabrera es tronco de una numerosa y laboriosa familia de agricultores compuesta por el, sus hijos y sus amigos, quienes conjuntamente constituyen el grupo de colonos mas importante de la región. Hablando en su residencia de la calle Nuestra señora de regla esquina Máximo Gómez de la ciudad de Baní con el Director de la revista CONTINENTE, Dr. Rafael Zayas Calerón, dijo lo siguiente:


Doña Altagracia Mélida Salazar de Cabrera, esposa del señor Jacinto CAbrera Pérez, Colono de Baní y quien, tanto por su caracterizado espíritu de trabajo, como por sus cualidades generales de hombre de bien, se ha grangeado la simpatía de la región.
Inicié mis actividades como agricultor independiente por allá por el año 1917, cultivando parcelas de mis padres. Posteriormente, al iniciarse el año 1924, me inicie como colono del antiguo Central ITALIA, hoy Ingenio CAEY, propiedad del Consorcio Azucarero Vicini, y cuando se fundo el Central Río Haina, pase a formar parte del grupo de colonos que participamos en la creación de dicho ingenio azucarero. Expreso por otra parte don Jacinto, que el tiene 16 hermanos y que el ha sido el baluarte del sostenimiento de toda su familia, velando por sus padres y sus hermanos, quienes le han sabido corresponder dignamente con absoluta lealtad y comprensión. Su consagración, por tanto, ha contribuido en forma destacada al establecimiento de una colonia azucarera bien saneada y con magnificas posibilidades de seguir progresando bajo la rectoría de Don Jacinto Cabrera, un hombre entregado al trabajo productivo para el bien de toda una región.
Momento en que un profesor de Yaguate entrega el diploma de graduación al nieto del señor Jacinto Cabrera, el jovencito Adriano Márquez Concha. Figura, al lado,  su madre Mercedes Concha Salazar y su querida abuela Altagracia Mélida Salazar Tejeda de Cabrera, esposa de don Jacinto Cabrera .

Agrego el señor Cabrera que en sus propiedades él ismo ha practicado la reforma agraria, repartiendo parcelas entre familiares y amigos y distribuyendo proporcionalmente los beneficios cada año fiscal. En nuestra entrevista, participo también el señor Braulio Ernesto Rodríguez, uno de los hombres que comparten el trabajo con don Jacinto, y quien nos expreso su inmensa satisfacción por la forma justa y ecuánime con que el señor Cabrera da participación efectiva a todos los miembros de la Colonia, motivo por el cual siempre ha reinado la armonía entre todos ellos.

La Colonia de don Jacinto actualmente tiene bajo cultivo unas 4,000 tarea de caña en franca producción con las cuales tiene asegurada para el año 1970-71, una producción aproximada de 20,000 toneladas de caña. Sus predios se encuentran localizados en los distritos municipales de Nizao y Baní, en los parajes Nizao, Carretón, Santa Ana, Pizarrete, Paya, y otros; la referida colonia cuenta con diez carretas y treinta yuntas de bueyes para el tiro de su caña a los trenes y camiones del central Río Haina, donde le procesan toda su producción.

En otro aparte que hizo el señor Cabrera con el Director de CONTINENTE, le expreso que estaba muy satisfecho y contento con motivo de tener al Excelentísimo Señor Presidente de la República, Doctor Joaquín Balaguer, frente a los destinos de la Nación para un nuevo periodo constitucional que su permanencia en el poder garantiza el progreso y la estabilidad de toda la nación y especialmente el de la industria azucarera a cuya feliz iniciativa, se debe el saneamiento de la misma, que del caos económico ha surgido económicamente poderosa para bien de todos los dominicanos. Particularmente, me siento feliz porque he dedicado toda mi vida al cultivo de la caña y su progreso es el mío, finalizó diciendo el señor Cabrera.

Revista Continente Inc. Octubre 1970. Santo Domingo. República Dominicana.