UN PAIS LLAMADO NOSTALGIA (2010) / SOCRATES BARINAS COISCOU



A manera de prólogo en recuerdo de un amigo fallecido:

Un nuevo libro de Sócrates barinas Coiscou(1990). Fragmento

Virgilo Hoepelman

Un bardo en que lo erótico es leit motiv, lo cierto es que cuando Sócrates Barinas Coiscou cierra con siete llaves el arca de la ternura y abre el fúnebre cofre de la indignación patriótica, nos sorprende con la sinceridad de su tono cívico, y entonces nos olvidamos de Oviedo para recordar a Tirteo y al autor de la Marsellesa. Entonces tiene aspereza de candente lava y de la fuerza vital que decía Unamuno, pues hay en su corazón un definido amor por la patria, y no porque sea un sustantivo femenino, sino porque desde muy pequeño, en la eglógica villa con nombre de santo, supo respirar sus aires, saborear sus frutas y oír, exaltado, en la humilde escuela, os nombre de los patricios.

En el fina de “Holocausto”, que tiene 60 versos libres, el poeta, quizás por culpa de una pesadilla, intuye, columbra o adivina un derrumbe de la Vía Láctea, una gigantesca arritmia astral, seguida por una pavorosa expansión del Sol en cuya virtud se traga a los planetas y la Nova espantosa mirada por seres inteligentes d otra galaxias y que, a lo mejor, (y esto lo digo yo) ignoran la existencia de otros seres inteligentes, llamados humanos. Con una sencillez que me recuerda la de Moisés en el génesis, nos dice : “el verbo , es necesario y vital- cuando se fue abriendo- e libro del conocimiento-agonizo con el último hombre- para describir el final cataclismo-de esa parte del cosmo-sobraron palabras-quedo reducido el verbo- que fue en el principio-¡la suprema razón- de todo lo existente!

Si la persistencia es un quehacer es casi siempre prueba de genuina vocación, tanto en arte como en letras, también lo es cierto quijotismo desafiador de los molinos de viento de la patria, en un conglomerado social ante las cosas y os intereses del espíritu ¿Cómo no ha de ser un buen poeta quien, como el, ha estado publicando libros desde hace años en el país en donde las primeras voces que oímos, al despertar, y muy calificadas, por cierto, amen de productivas para prensa, radio y televisión son las que elogian al ron y al cigarrillo; las que proclaman los méritos y promesas de nuestro ejercito de candidatos; las que difunden las letras vulgares quien ve agotadas sus ediciones sencillamente porque regala los libros e un país donde muy poco son los que compran y muchos son los que adquieren cuadros pictóricos, no pocas veces por cursilería o esnobismo, aunque cuesten miles de pesos? El agua no tiene sed, digamos con en bardo Espina y Sócrates Barinas Coiscou no necesita ni encomios ni ventas de librería para sentirse satisfecho con su yo insobornable de artista, entone de, como un poeta francés, que los hombres tienen tanta necesidad de poesía como de pan, y brinda a todos sus teleras de emoción adulta, aunque siempre exhibe la porción de infantilismo que nunca falta en todo genuino creador lirico y menos a quien, como Allan Poe adolescente, siempre tuvo vigor físico de atleta y la risa fácil, espontanea de la intrínseca generosidad.

Saludo y felicito al amigo y la bardo y al jurista y al orador por lo que estimo la mejor de sus obras.


Sócrates Barinas Coiscou. Nació en San Cristóbal el 20 de octubre de 1916. Hijo del Profesor Pablo Barias y María Francisca Coiscou. Fue profesor de Literatura Normal en San Cristóbal en 1937. Se desempeño como Inspector del Instituto de Menores de la Vega, Santiago y San Cristóbal. 1941-1942. Graduado de Dr. En derecho Universidad de Santo Domingo en 1942. Obtuvo Medalla de Palta de Alfabetización en el 1946. Laboro como profesor Adjunto en al Universidad Autónoma de Santo Domingo.1949.

Ha ejercido Funciones Judiciales como Juez de Instrucción, de Primera Instancia, Presidente de Corte de Apelación, Procurador Fiscal. Condecorado con la Orden al Mérito Judicial Placa de Plata. También Funciones Oficiales: Gobernador San Cristóbal, Diputado, Embajador en México y Presidente, miembro y fundador de instituciones como: Club Rotario, Ateneo Dominicano, Instituto Duartiano Pas venerable Gran Maestro At Vitam de Od-fellows.

Es autor de más de 50 obras editadas (Poemas, ensayos, cuentos), las más recientes: San Cristóbal, sus Raíces, Evolución y Destino (Prólogo Alberto Despradel)1999; Compendio Histórico. Un Siglo de Historia. 1800-1900. 2001; Sonetos de la Teosofía. 2001; Cantinelas para Dormir al amor. 2001; Once poemas de la negritud.2001; Ocaso, Viaje hacia ti.2002; Cuentos que no son cuentos.2005. Un país llamado Nostalgia. 2010.

UN PAIS LLAMADO NOSTALGIA

Nostalgia es el país de las ilusiones

donde en cofre sellado y escondido

se guarda todo cuanto se ha querido

y lo más grato de las emociones.



Hay tantas facetas, tanto dones

en recuerdo de todo lo vivido

que a final el amor el elegido

por su dominio en los corazones.



Viajando hacia e pasado ya no hay penas,

ni odios infernales, ni rencores,

pues sólo se recuerda coas buenas.



Y sé que al final lo lograría

pues la nostalgia a ti me llevaría

en las sutiles alas del recuerdo.



SAGRARIO DIAZ

(Carta a la que murió por un sueño)

¡Sagrario!. A cinco cuadras de mi casa

En las dimensiones de la carne y del espíritu

te miraba crecer hermosa y digna.

Ojos de padre para la admiración los míos.

Casa pequeña y ajena tuya.

¡Demasiadas pequeña para tus sueños!...

-Buenos días primavera.

Y la amistad crecía en el elogio repetido.

-Buenas tardes, Promesa.

-Buenas noches, flor.

Y hoy Sagrario ingrata,

eres hija de todos y tienes una casa con paredes de cielo

y lámparas de estrellas.

Eres demasiado sencilla para el odio.

Sólo el amor podía anidar en tu corazón.

Pero se habla de tanto amor,

se le aturde tanto a uno con la palabra amor

que se le aturde tanto a uno con la palabra amor

que se la encuentra en todas las esquinas

como las mujeres fáciles

en todas las esquinas de los muelles del mundo

y han terminado, ¡Dios mío!,

por transformarla en un símbolo de muerte.

En estas cárceles y cementerios

con figuras geográficas de islas

la formula ha sido siempre la misma.

¡tierra para la posesión y la violencia!...

Y todos con sus dueños, menos sus propios dueños.

los Caribes con sus piraguas sangrientas,

los españoles que tomaron la cruz para golpear,

los holandeses en su afán de hacer tierras del mar,

los ingleses con su calmosa sonrisa

-afilada cono una saeta-

los franceses con sus dagas perfumadas

y la grosera bota norteamericana

han creado una historia dolorosa,

desde el Río Grande a Patagonia,

¡que bien podrían llamarse los antros del temor

a estas cárceles y cementerios

con figuras geográficas de islas!

Las alas son símbolos de libertad,

pero por eso no se va a prohibir

el vuelo de los pagaros sobre las islas.

Desde el buitre al ruiseñor

dejad que cada cual le cante al Alba a su manera,

por esa razón la noche no va a ser más negra

ni el día más luminoso.

Un pordiosero menos

no equilibra el problema del hambre,

y un estudiante muerto

¡no entierra con su sangre las ideas!..

¡Así van encontrándose en el camino de las balas

cuanto noble corazón aflora

y cuanta conciencia luminosa esplende!

Cuando una voz acusadora se levanta

se estrangula, se sega y se enmudece.

¿Por qué tenías que ser tú, precisamente tú,

muchacha de pueblo pequeño, con sonrisa de eternidad,

la que estuviera en el camino de las balas?

¡si los aprietan los gatillos

ignoran, no saben, no pueden saber

que están asesinando su propia redención!...