MI TIERNO VIVIR (2007) / ALTAGRACITA RAMIREZ



PALABRAS DE LA AUTORA


Con apenas 12 años de edad, empecé a sentir la necesidad de escribir mis pensamientos. La mayoría de mis escritos fuero a dar al zafacón del colegio, pues casi siempre era poemas en que hacia burla de algún defecto físico visible de algunas monjas, quienes soportaban mis travesuras colegiales.

La cojera de Sor María Cristina.

El hablar chillón y los bigotitos de Sor Catalina.

La forma de expresarse por medio de refranes de Sor Alejandrina…

Los pellizcos de Sor Constancia…

En fin, las pobres monjas fueron las primeras inspiradoras de mis primeros desaciertos literarios.

Gracias a Dios que después de recorrer el colegio- de mano en mano de mis compañeras-, esos poemas iban a parar en la basura; sino me hubieran matado.

Con el paso de los años, fui tomando amor por la escritura, siempre inclinando mi atención a la Poesía. Leyendo a Sócrates Barina Coiscou, Blanca Kais Barinas, Antonio Gala, Khalil Gibran. El Cantar de los Cantares de Salomón, fui tomando mas y mas gusto por este genero hasta llegar al punto de atreverme a escribir y-llevada de las manos por Orlando Alcántara Fernández- guardar esos poemas, los cuales entrego hoy a ustedes: llena de humildad, esperanzada en la suavidad de sus criticas, ya que solamente un ser como Federico Lebrón me pudo describir como mi “poetisa”.

Espero que estos textos poéticos sean de su agrado, porque es mi primer hijito, en quien he insuflado “Mi tierno vivir”.

ALTAGRACITA RAMIREZ LA TERNURA BIBLICA HECHA POESIA

Orlando Alcántara (Cristorly)

Indeleblemente la ternura se torna bíblica en la poesía de Altagracita Ramírez en su poemario “Mi tierno vivir”: La influencia del Cantar delos cantares es evidente, así como de los salmos y otros textos bíblicos de similar factura. La rima hebrea se hace presente en las siguientes versos en el poema intitulado “Entrega”:

¡Jesús de Nazaret,
Alumbra con tu luz
El alma mía
Y alivia por piedad
Esta agonía!

Además del sentido místico-espiritual, en Altagracita Ramírez vive una solidad convicción amantica. Además del cristianismo, en sus versos el amor es figura central en varias de sus dimensiones. Ahora la pasión; después el desamor. Ahora la caricia; después el sinsabor. Ahora la ternura; después la sinrazón. Su valor poética reside en el dominio correcto y esplendente del verso bien hilvanado, de la palabra hermosamente expresada. También podemos ver huellas metapoéticasa modo de intuiciones en los siguientes fragmentos.

Poema: “Usted”
Que dormida yo le sueño
Y que despierta me aterra
El despertar de este sueño.
Poema: “Silencio”
Por favor, no hables,
Déjame pensar en el calor
De tu cuerpo
Es el que me habla
Y vencida del sueño
Cono los ojos mojados de la grimas
Agradezca que no has mentido
Porque no has dicho nada.
Poema: “A solas”
No se cuando amo
O si mezclo el amor con el odio
De este ser fruto del amor y del odio
Poema: “Oscuridad”
La luz del sol oscurece mis ojos
En la noche inmensa
Que oculta sus luceros.
Poma: “Año Nuevo”
Apenas emerges
Y empiezas a envejecer
Con la primera luz del alba

La otredad en la mismidad del poema es una intuición metapoética de la alteridad hecha verso. Del mismo modo, su acento poético toma a la ternura como un punto de apoyo y por eso podemos afirmar que la ternura bíblica se hace poesía en la voz entrañable de Altagracita Ramírez.

Su poema “Año Nuevo” también reflexiona profundamente sobre el sentido del tiempo con la plenitud de las palabras llanas y simples que caracterizan su decir poético:

Dios omnipotente
Sabiamente todo hiciste.
Tu marcas el tiempo, trayendo con el lo dulce y lo amargo.
Te ruego, o ¡Dios mío!
Redimas mi tiempo,
Que lo dedique tan solo a servirte
Aquí y cuando acabe mi tiempo,
Pueda adorarte allí
Donde no existe el tiempo.

La melodía cadenciosa en la poesía de Altagracita Ramírez nos apasiona de principio a fin de este poemario. Su sentir confesional es todo un derroche de sinceridad. Por eso podemos afirmar que el lector que entienda a cabalidad a Altagracia Ramírez en su poemario MI tierno Vivir, muy seguramente la imaginara desnuda como en su poema “A solas”, de seguro que la imaginara pictórica como en su poema “Entrega”.

Dios en Jesucristo, el amor, la ternura, el desamor y la pasión son temas poetizados con excelencia por Altagracita Ramírez y estamos seguros de que el lector acucioso percibirá de inmediato su excelsa sensibilidad creativa al adentrarse en estos hermosos y apacibles poemas que a veces se tornan turbulentos como en el poema “maldita muerte”. Desde ya felicitamos y le damos la bienvenida a este poemario de Alta gracita Ramírez, auspicioso relejo de su ama en fuga.


DORIS ALTAGRACIA RAMIREZ PEREZ nace en San Cristóbal hace ya algunos años, hija de José Altagracia Ramírez Rosario y María Justina Pérez Acosta.

Paso la infancia de su pueblo natal gozando de las delicias de sus campos.

Realizó sus primeros estudios en la escuelita de Pinina; luego en la escuela de doña Enedina Puello Renville, que en ese momento sol legaba hasta el cuarto curso de primaria. Paso al Colegio San Rafael, donde prosiguió su enseñanza primaria, intermedia y secundaria, graduándose a chepazo en filosofía y letras.

En el Colegio Mahatma Gandhi, de Santo Domingo, estudió Secretariado Ejecutivo (comercial-bilingüe), destacándose por sus destrezas en taquigrafía y redacción.

Ejerció como maestra, preparando secretarios en una escuela de su propiedad, formando a varios jóvenes de esta sociedad. Cursó dos semestres en al Universidad de la Tercera Edad (UTE) en la carrera de Licenciatura en Derecho, abandonando sus estudios universitarios por razones de salud.

Al tiempo que desempeñaba estas funciones, laboró en la Secretaria de Estado de Industria y Comercio como asistente del secretario y en la dirección de Minería como encargada del antedespacho; además formó en aquél lugar a jóvenes que laboraban en esa dependencia y que mostraban deficiencias en su desempeño como secretarias.

Luego pasó a la Secretaría de Estado de Finanzas y al Secretariado Técnico de la Presidencia, como secretaria del Secretario Técnico de la Presidencia. En su pueblo fue gerente de personal de la Industria Nacional del Vidrio por tres años. Al final de ese período de gobierno, se desempeñó como secretaria asistente de la Gobernadora Provincial de San Cristóbal.

TE PRESIENTO

Te presiento,
Aletean mariposas inquietas
Cuando vienes a i encuentro
Con el alma cagada de sollozos
Y las penas que doblegan
Al macho manifiesto.
Te presiento.
En la sangre que cosquillea por mi cuerpo,
Con tu olor que busca mi olor,
Licor que embriaga y calma
La sed del ebrio.
Te presiento
Con hormiguitas que incansables,
Suben y bajan por mi cuerpo.
Estás hambriento de caricias y besos,
Me pierdo en recuerdos perennes:
Vanos intentos.
Te presiento
En cada gota de agua
Que golpea mi ventana,
Derritiendo nubes que no vuelven
Como no has vuelto tu
Aunque te presiento.

INSOMNIO

¡Qué lentas las horas,
Que crueles y que largas
Se me hacen las noches
En que el insomnio
Me abate y me atrapa!
¡Qué sola esta cama!
Te busco inconsciente
Aun a sabiendas y con la tristeza
De que un día te fuiste
Dejando en mi lecho tu aroma y mas nada.
¡Que largos los días
En que tu recuerdo
Se recrea en mi mente
Divagando a veces,
Tejiendo quimeras
Y me quedo exhausta.
¡Qué eternos los años,
Buscando en un rostro
El brillo de tus ojos,
Hurgando en tinieblas,
Buscado la luz
Que tu me quitaste!