POEMAS VIVENCIALES / MARCIAL BAEZ




UNAS PALABRAS

En la caminata vivencial de nuestra existencia vamos uniendo los eslabones constituidos por detalles que nos harán adquirir experiencias en el paso a paso, en el día a día, determinando el accionar con los demás; visual, positivo o negativo, de atracción o de rechazo, que los otros habrán de compartir, asimilando las elaciones que nos insertaran en lo cotidiano, en lo social, y en lo amativo de una manera equilibrada.

En la publicación de estos “Poemas Vivenciales” las ilustraciones son fotografías, de Gloria Mendoza, cuya destreza en captar detalles de esculturales nos transporta a una espiritualidad sin parangón, convirtiéndose en poesías visualizadas, tomadas en un lugar no común, el antiguo cementerio de la Avenida Independencia; una exposición permanente que en un futuro tendremos la oportunidad de profundizar en la imaginería, la arquitectura y los personajes de la época, que descansan en el sueño eterno.

No podían faltar los agradecimientos, sustentados en lo incondicional, plenos de un entusiasmo desmedido, para que los proyectos sean exitosos: Al rector Francisco Escolástico, sj mecenas de mi arte y de mis ideas, a Yarisa Pinales que supo interpretar mis deseos en la exquisita diagramación y a la amiga Gloria Mendoza que aprecio en mi vida en el momento preciso, ahí donde las almas de los artistas se unen en una amistad imperecedera.

Como expresa el rector Francisco Escolástico, sj estos Poemas vivenciales “vienen de la vida misma: sueños, recuerdos, lágrimas, olvido, pasar, viajar, descubrir, perder, encontrar”… eso que vivimos tú, yo y nosotros.

Marcial Báez
San Cristóbal, julio 2012.




PADRE FRANCISCO ESCOLASTICO H.,SJ
Rector 2006-2012

Para el Instituto Politécnico Loyola es una alegría colaborar con el artista plástico, amigo nuestro y docente del Instituto Especializado de Estudios Superiores (IEESL), Marcial pone en circulación su libro “Poemas Vivenciales”, poemas que viene de la vida misma: sueños, recuerdos, lagrimas, olvido, pasar, viajar, descubrir, perder, encontrar. Todo eso y más es vivir. Podemos parafrasear al filósofo diciendo vivo luego existo. En estos 60 años del Politécnico Loyola nos complace en ser parte de este libro y que Marcial nos haya permitido serlo.


GLORIA MENDOZA
Nació en la La Vega. En los 80 realizó estudios fotográficos con los profesores Wilfredo García y Martín López. “Evoluciones” su primera exposición fue inaugurada en la Fundación Casa de Arte Marcial Báez San Cristóbal y en La Biblioteca República Dominicana en Santo Domingo 2003. Sus fotografías han sido publicadas en almanaques del Banco de Reservas de la República Dominicana.




MARCIAL BAEZ
Es un Artista Plástico, Psicólogo y Poeta  sancristobalense. Ha publicado: Para definirte Patria, La intención de mis deseos (1996), Como cascajos: Vidas (2,000) y el Siglo XX quedó atrás (2000). Aparece en las publicaciones: La Enciclopedia de Las Artes Plásticas  Dominicanas  de Cándido Gerón, Historia de la Pintura Dominicana  de Jeannette Miller, Personajes de San Cristóbal  de Juan B. Nina y Antología de Escritores Sancristobalenses 1900-2000  de Juan B. Nina. Agenda Pinturas Tropical  2005. Antología Poética del Sur de Juan B. Nina.2007. Diez décadas de un legado sempiterno: Juan Bosch. A Viva Bosch Cien poetas cantan a Juan Bosch en el Centenario de su nacimiento. 2010. Poesías publicadas: “Carta a Alfredo Hidalgo”. Gaceta Estudiantil (Centro Educativo Los Prados). Santo Domingo D. N. “En Lontananza”. Poesía del Pueblo. El Diario La Prensa. New York. Julio 10, 1988. “Un Hermoso Recuerdo”. Poesía del Pueblo. El Diario La Prensa. New York. Agosto 21, 1988. “Compláceme”. Paloma Mensajera. La Tarde Alegre. Ultima Hora. Febrero 18, 1989. “Para Definirte Patria“. Editorial Gente. Noviembre 18, 1994. “Apaciguar”. La opinión del Sur. San Cristóbal. Mayo 10, 2004.



SE ME OLVIDO


Se me olvidó
la sensación de un beso
cuando mis ojos
atraparon la ternura de tu amor.

Se me encendió la sangre;
mi corazón se escurrió en tu verbo.
No hubo respuesta;

sólo el silencio nos acompañó.

Se estremecieron
cada uno de mis miembros,
sumergidos en el tálamo de la pasión.

La noche se hizo corta
para el abrazo eterno.
Tus labios en mis labios;
mi fuego en tu interior.

Esa tibieza de mi primer beso,
vagando en el tiempo,
me devuelve la ilusión
de retener tan sólo aquel instante
cuando mis ojos
atraparon la ternura de tu amor.