UNA MUJER ESTA SOLA


Ligia Minaya



Denver, Colorado

"Una mujer está sola. Sola con su estatura. /Con los brazos abiertos. /Con el corazón abierto como el silencio ancho. /Espera en la desesperada y desesperante noche /sin perder la esperanza." Aída Cartagena Portalatín.

 
Aída Cartagena Portalatín, poeta nacida en Moca, ha sido una de las voces más potentes y pioneras en el trayecto de la mujer por lograr su meta. Este poema, Una Mujer Está Sola, dice mucho del renacer de la mujer consciente. Y así, las mujeres hemos luchado solas, sin ayuda de nadie, ni siquiera de nuestros padres, esposo, hermanos e hijos. "Una mujer está sola. Sujetando con sueños sus sueños/ los sueños que le restan y todo el cielo de Antillas. /Seria y callada frente al mundo que es una piedra humana, /móvil, a la deriva, perdido en el sentido / de la palabra propia, de su palabra inútil." Esta poeta mocana es un ejemplar de mujer liberada, de mujer que luchó contra todo hasta lograr sus metas.




"Una mujer está sola. Piensa que ahora todo es nada /y nadie dice nada de la fiesta a el luto /de la sangre que salta, de la sangre que corre, /de la sangre que gesta o muere de la muerte." Y llegando a esta parte del poema, parece que fue escrito por lo que hoy está pasando. No se ha hecho lo suficiente para castigar a los asesinos de mujeres. Incluso hay jueces que los dejan en libertad por falta de pruebas cuando todas las pruebas están presente, y estamos dando gritos, pidiendo justicia, no venganza, tan solo justicia. Es que este poema de Aída se ha quedado para siempre, por tantos años después. Pocos dicen de la sangre que corre, de la sangre que salta. Porque para Aída: "Nadie se adelanta ofreciéndole un traje /para vestir su voz que desnuda solloza deletreándose. /Una mujer está sola. Siente, y su verdad se ahoga /en pensamientos que traducen lo hermoso de la rosa, /de la estrella, del amor del hombre y de Dios."


 
Aída también fue maestra e historiadora, museógrafa y consejera de la UNESCO en París. Sus constantes viajes a Europa, África y Latinoamérica enriquecieron su obra literaria. Es la escritora dominicana más antologada. Murió en 1994. Aun así, su recuerdo permanece presente en quienes la conocimos y sus obras llenan los espacios como el tesoro más valioso de la dominicanidad. Los mocanos debemos sentirnos orgullosos de esa mujer, una mujer que "Ya izó las velas y se dejó llevar por el viento del Norte /en fuga acelerada ante los ojos del amor".

 
A los mocanos que la busquen, que reciten sus poemas en las esquinas, en los parques, bajo los frondosos árboles de flamboyán, en las calzadas de las casas, asomados a las ventanas. Aída Cartagena Portalatín tiene que estar ahí, junto a nosotros y para siempre.

 
Aída Cartagena Portalatín luchó sola, sola con sus conocimientos para conocer el mundo, para escribir sus poemas, para narrar sus historias, para ampliar su cultura, para dar un nuevo empuje a la poesía femenina.

 
Diario Libre Digital. SAUDADES. 03 Septiembre2011
Esta mujer luchó sola, sola con sus conocimientos para conocer el mundo, para escribir sus poemas, para narrar sus historias, para ampliar su cultura, para dar un nuevo empuje a la poesía femenina. Sola en su "Escalera para Electra", una novela que se ha constituido en un clásico en la literatura dominicana. Sola con su trascendencia, Aída Cartagena Portalatín, nos ha dejado un legado al que todos debemos acceder para poder escribir.