Trece horas de decisiones confusas e improvisadas


“Si quieren matar al Presidente (se abre el cuello de la camisa), ¡mátenme, si les da la gana!...”, gritó Rafael Correa.