30-S, la jornada que desató una crisis de impredecibles efectos


Aproximadamente a las 09:30, el presidente Rafael Correa llega al Regimiento Quito Nº 1 y consigue ingresar. Una mujer de la tercera edad le grita “¡eres mentiroso!”, y él la increpa.




Cuando arribó el Presidente al regimiento, un policía hizo una señal cruzando sus manos, indicando que se sentían presos.