160 La orilla del mundo


Autor*Miguel Ángel Muñoz
Una puerta abierta en los montes nevados,
Una ventana cerrada en los cálidos prados,
Páramos turbios de aguda necesidad,
Elevadas nubes de gris tenacidad,
Noruega está en el cielo en su eterno pedestal,
Y nosotros en la tierra obligados a pisar,
Por el polvo, por las charcas, por el barro mundanal,
Tienes preciosas alas que no saben volar,
Tu corazón es gigantesco, te obliga a caminar,
Los duendes afirman que te vieron frecuentar,
Al rayo y a las alondras en sus nidos de cristal,
Aun así cuento tus palabras y te ayudo a calcular,
Las reglas que rigen esferas, que ordenan la espiral
De las llamas, del tornado, del bravo leviatán,
lo devorado en ceniza, el ligero arrastrará,
a las orillas del mundo donde mi alma brotará,
al final de las mañanas, con mi amor, con mi soñar,
algún día cierto, algún día realidad.