SIEMPRE NO...

Opuesto a lo que todos pudimos haber creído, políticos, como Insulza, consideran difícil que Zelaya y Micheletti retomen el diálogo en Honduras.
Con lo que el secretario general deja de lado las elecciones electorales en dicho país, esto, claro, esperando la respuesta definitiva de la Comisión de Verificación.

Pareciera que los intereses de Insulza se ven afectados con la negativa a la renuncia de Micheletti para dejar paso a Zelaya, ¿será a caso que hay algo de por medio entre Zelaya, presidentes de otros países latinoamericanos y la OEA? ¿es que las sospechas son ciertas y esto se convierte en un movimiento del Sudamérica?

Recordemos que el 30 de octubre se firmó el Acuerdo Tegucigalpa-San José, que a mi parecer ha quedado en el olvido. Coincido con Zelaya, que declaró en días recientes que el pacto había sido roto con la declaración de Micheletti de la creación de un Ejecutivo de Unidad y Reconciliación Nacional bajo su dirección y sin representantes del gobierno depuesto, a lo que el gobierno en facto argumenta que fue Zelaya quien no entrega la lista con los nombres de aquellos a quienes quería integrar a dicha organización.

¿Qué fue lo que sucedió, qué no había llegado el Yankee salvador para solucionar la vida al país hondureño?

Pero falta poco, quizás la promesa de respetar las elecciones del 29 de noviembre si se mantenga, pero esperemos que puedan contar con un candidato a la presidencia, y no puros hombres caídos en gira política. Ya que al menos el alcalde de Jocón, Nelson Javier Portillo, quien buscaba su reelección en el partido opositor (Partido Nacional), fue baleado en una emboscada, llevándolo hasta la muerte, al igual que a dos de sus hermanos, en días anteriores. Lo que le da al gobierno el pretexto de la venganza personal, descartando cualquier enlace con la crisis política de dicho país, el gobierno golpista o cualquier parte del caótico régimen actual.


Gabriela de la O
-Jefe de Redacción