SIN TÍTULO, NADA PERSONAL

Azcapotzalco, México D.F.

El pasado sábado 17 de octubre 2009, en la naranja delegación Azcapotzalco, me encontré en una reunión familiar. Entre cerveza, carne asada y karaoke fue pasando la tarde y llegó la noche. Ya se encontraban casi todos los invitados, sin embargo, como a las 10 pm llegó la última familia: una pareja joven de 35 años con su niño de 12 años que nació con una deficiencia cerebral que lo inmovilizó completamente, sólo puede mover sus extremidades pero sin orden y, a veces, gesticula un par de sonrisas.

La pareja venía acompañada por una chica, muy “tímida”, pero después de algunas horas su comportamiento me pareció algo extraño. La primera etapa fue observarla. En cuanto llegó con el niño en sus brazos toda la familia tenía puesta la atención en ellos, al paso del tiempo fueron todos retirándose a sus asuntos. La primera impresión que ella dio a notar fue que era toda amor y ternura con el niño, con apapachos, sonrisas, caricias en el cabello; después sacó un Gerber de su bolsa y se lo comenzó a dar en la boca.

Los padres del niño, desde que entraron, jamás se volvieron a parar junto a ellos. La chica poco a poco fue tomando otra actitud, al principio se le acercaba al oído para susurrarle que comiera, después él sonreía y entre abría la boca, pero después él se enojaba y la cerraba fuertemente, ella se acercaba a él poniéndole la mano en la ingle y le susurraba al oído, que más bien eran como pequeños mordiscos juguetones, el niño sonreía de nuevo y accedía a comer o a intentar dormir, según lo que ella le dijera.

La segunda etapa fue acercarme a ella y hacerle unas preguntas:

Yo: - ¡Hola! ¿Cómo te llamas? Y ¿Cuántos años tienes?
Chayo:- (sonríe) Me llamo Chayo, 22.
Y:- ¿Y desde cuándo cuidas al niño?
C:- Tiene ya como tres años que lo cuido.
Y:- ¿Estudiaste algo de eso?
C:- No, sólo terminé la primaria.
Y:- No eres de aquí ¿verdad?
C:- No, soy de Pachuca.
Y:- ¿Y te pagan bien, me imagino que con eso ayudas a tus papas no?
C:- Pues sí, soy la más grande de siete hermanos y mi papá ahorita no tiene trabajo, las cosechas no se venden y las que si las pagan bien mal.
Y:- Oye y ¿tienes novio?
C:- (sonrisas) No, bueno se puede decir que sí, pero como se fue a Estados Unidos pues tiene mucho que no lo veo ni hablo con él siquiera.
Y:- ¿Lo extrañas?
C:- A veces, cuando me siento sola.
Y:- ¿Llevabas mucho con él?
C:- Pues sí, ha sido mi único novio.
Y:- ¿Qué piensas de llegar de blanco al altar?
C:- Pues mi mamá es la que me dice, pero, pues no sé.
Y:- ¿Entonces qué, ya tuviste relaciones con tu novio?
C:- (sonríe) No, claro que no.
Y:- ¡No! ¿no conoces nada del cuerpo masculino?
C:- Pues sí.
Y:- Por que tu bañas al niño.
C:- (sólo sonríe)
Y:- ¿Entonces que te parece, no has jugado con él?
C:- Pues sí, a veces (ella se sonroja).
Y:- Pero hoy te estuve viendo. Creo que así lo convences de muchas cosas ¿no?
C:- Pues es un hombre (sonríe).
Y:- oye ¿y qué te causa el pensar que jamás él va a estar con una mujer, pero saber que por dentro el lo desea?

Ella solo sonríe y termina diciendo: pero tú no me has dicho nada de ti.

Esto es un asunto importante, una mujer de 22 años que viene de Pachuca y que sólo terminó la primaria, está al cuidado de un niño parapléjico, los problemas que desembocan son muchos, ella no tiene el conocimiento de los primeros auxilios, aunque la ventaja es que no cobra tan caro como lo haría una persona especialista. Lo poco que los padres del niño gastan en esta chica es lo mucho que sus padres en Pachuca reciben para sostener a la familia. Ahora bien, supongamos que pasará con el niño, ¿podríamos hablar de pederastia? Legalmente sí, ella tiene 22 años y el tiene 12 años, pero en contraste a lo legal el niño jamás podrá tener a su alcance a una mujer, y para él que mejor, a esa edad los niños andan en plena chaqueta, y él ya sabe lo que es si quiera que le toque alguien más el miembro y que jueguen con él.

Tal vez esto en otros medios, como la televisión, sea un buen tema de conflicto social en donde la moral lo marque como pecado, pero siendo realistas y más críticos que ese medio ¿qué es lo que nos orilla a esto? La falta de atención al campo, la falta de educación en los jóvenes, la salida al extranjero de nuestra mano trabajadora, el vicio que existe en donde al buscar trabajo eliges cualquiera, porque el dinero hace falta en los hogares y siendo empleador, habiendo tanta competencia pues no eliges al más capacitado si no que eliges al que te cobre menos.

Ahora tomando en cuenta este problema legal en el que Chayo se está metiendo, puede ser acusada de:

Abuso de confianza
Corrupción de menores
Acoso sexual

Pero que tan eficaz es nuestro sistema jurídico al poder castigar a una empleada doméstica que está garantizándole al niño una temprana sexualidad, por una módica cantidad de dinero, y tomando en cuenta que sus padres sólo se preocuparan por él en cuanto a ropa, calzado y alimentos; dejando a un lado sus deseos sexuales, Chayo, únicamente le está dando ese plus a la vida del niño y a su vida para que no sea nada más, un trabajo gris ni una vida sin movimiento, absurda y sin emociones.

Diego Juárez
- Reportero