CRÓNICA DE UNA IMPUESTIZA ANUNCIADA

21 de octubre de 2009

¿Circo en el Pleno o pleno circo?
Reacciones de los partidos
Y nos dieron la 1 y las 2 y las 3…
Nuevos impuestos
¡Nos lo merecemos!

Queridos lectores, con mucha tristeza les informo que los distinguidísimos diputados y diputadas han aprobado el paquetito económico de “el flaco, Carstens” y de “Calderón, el inteligente”.

Como era de esperarse, la propuesta presentada por este par de ilustres personajes no fue aprobada en su totalidad. Los diputados decidieron hacer algunos cambios que les explicaré a detalle más adelante.

Primero, déjenme contarles el circo que se armó en el pleno:

Los representantes del PT y algunos del PRD, tomaron la tribuna con carteles con leyendas como: “No más impuestos”, “Calderón, eres el verdadero peligro para México”, “No protejamos a los que más tienen”… así que no le quedó de otra al presidente de la mesa directiva, Francisco Ramírez Acuña, que abrir un primer receso. Eran las tres de la tarde.

A partir de esa hora, los diputados siguieron montados en la tribuna, hubo varios intentos por reanudar la sesión, pero era tal el ambiente de verdulería que era imposible. ¡Imagínense! ¡Les dieron las once de la noche y no podían ni ponerse de acuerdo!

La mayoría de los diputados parecían leones en jaula, caminaban de aquí para allá, hablaban por celular, jugaban y bromeaban entre ellos…claro, como a ellos un miserable punto porcentual no les significa nada, pues qué les importa.

Los del PAN, desde sus curules, rezaban a su Dios todo poderoso porque la gente les volviera a creer y por que se reanudara la sesión, algunos del PRD, a gritos y sombrerazos les pedían a sus compañeros que dejaran continuar con la sesión porque ya se querían ir y, como ya les habían cerrado el metro, iban a tener que pagar taxi; los del PRI, como niños chiquitos, decían “nosotros no somos los del relajo”.

A las 11:08 hubo otro intento, pero quisieron abrir la votación electrónica y no pudieron ya que, para que eso pase, los diputados tienen que estar sentaditos en sus curules, luego dijeron que mejor levantaran la mano para que, a ojo de buen cubero, se calcularan los votos. Pero no, ni la primera ni la segunda opción sirvieron, ya que era tanto el ruido que Ramírez Acuña declaró otro receso, aplicando la figura de “reloj parlamentario”.

Así fue que, en la madrugada de hoy, los nenes terminaron de ponerse de acuerdo y resolvieron lo siguiente:

El Impuesto al Valor Agregado pasa del 15% al 16%. Para que no digamos que los mequetrefes estos nos la aplicaron con un 2% al consumo general.

El Impuesto Sobre la Renta se va del 28% al 30%, y, con afán de que no pensemos que los únicos amolados seremos, para variar, la clase media y los que pagamos impuestos a tiempo, el Impuesto a Depósitos en Efectivo será aplicado a partir de los $15,000.00 y aumentó del 2% al 3%.

El techo de endeudamiento para el DF es de cinco mil millones de pesitos. Los diputados juran que sin esa cantidad, las obras del metro y el mantenimiento a las redes de agua potable serían imposibles. Y, nada más para que vean la eficiencia de nuestros gobernantes: ¡esto lo aprobaron casi a las 5:30 de la mañana! Espero que no nos cobren las horas extras.

Los juegos y sorteos tendrán un impuesto del 30%, antes era del 20%. La telefonía se va a ver afectada con un 3% extra, así como la cerveza, que pasa del 25% al 26.5%, y los cigarros suben ochenta centavos por cajetilla.

Calderón siempre recalcó que el paquete fiscal que él había propuesto, había de darles mayor calidad de vida a los mexicanos, honestamente, no me puedo ni imaginar cómo. Supongo que los 10, 20, 30 o 40 años que nos faltan por vivir los viviremos, cada día, más amolados, y como no vamos a poder apostar, tomar, o fumar, se nos van a hacer eternos.

Recuerden el dicho popular: “cada pueblo tiene el gobernante que se merece”. Es momento de hacer un verdadero análisis de por qué nosotros somos los que propiciamos estas situaciones votando por el “menos peor”. Ya basta ¿no creen?

Montserrat Alquicira
-Reportera