TÍTULOS, BARA BARA...


México, D.F. 14 de Septiembre de 2009.

Sobre la calle Santo Domingo, ubicada entre República de Cuba y Belisario Domínguez, de las calles de la Ciudad de México, se sitúa la plaza homónima, en la que existe la venta más conocida en México de papeles apócrifos.

Llegué sobre la calle de Palma, venía del metro Allende, doble a la derecha en República de Cuba; con el plan de cotizar un título apócrifo de Veterinario. Personas caminando sobre las banquetas, una patrulla vigila desde la esquina, hombres y mujeres parados sobre toda la plaza.

Un tipo, vestido de pants azul, me preguntó: “¿qué es lo que estas buscando amigo?”, sin dudar, contesté: “mira quiero un título, me ofrecen un trabajo en una institución pública pero me están pidiendo el título”, contestó: “pues aprovecha, aquí con nosotros lo puedes sacar, para cuándo lo necesitas y de que carrera sería”, “Veterinario, lo quiero de la UNAM” dije, continuó “a entonces lo quieres oficial, porque tenemos la copia igualita en 4000 pesos, pero tú lo quieres oficial, entonces no importa la escuela, aquí no nos metemos en las escuelas, vamos directamente a profesiones (Dirección General de Profesiones, Av. Insurgentes Sur 2387, Col. San Ángel, C.P. 01000, México, D.F., fuente: www.sep.gob.mx), ira, te cuesta 25 mil varos, te lo entrego en 25 días, me das micha y micha”.

Yo:“Pero qué, así nada más”
Coyote o Vendedor: “sí, no te preocupes, mira aquí no te vamos a dar vuelta con tu lana, te vamos a entregar título, cédula profesional y hoja de pasante, el título va troquelado, y la hoja de pasante se imprime en un papel translucido Kimberly, o no sé como chingados lo llama mi patrón, pero está bien padrote”.
Yo: “pero qué garantías me das, o así nada más te doy el varo”
Coyote o Vendedor:“mira, si traes la lana o aunque sea un adelanto de unos tres mil varos te llevo a la imprenta para que veas la calidad, ahorita te llevaría pero el patrón se pone a chingar, si no mas llevamos mirones, es que ahorita los pinches puercos andan perros, pero piénsalo y ve a cotizar, yo te estoy dando el mejor precio, te doy mi celular ¿cómo ves carnal?, y mira cuando te entregue tu título ahí en la imprenta tenemos una máquina con Interne y tú sólo te vas a meter para que compruebes que tus papeles son oficiales.”

Al termino de la explicación me dio su número celular y su nombre “Julio” para que le llamara cuando me decidiera.

Seguí paseando por la plaza y en una de las esquinas me paré, encendí un cigarro, un tipo como de 50 años canoso se me acercó y me ofreció miles de servicios como impresión de facturas, tarjetas, invitaciones, le dije que necesitaba un título, me explicó que estaba en $ 95.000 pesos M.N. si lo quería oficial, y que si solamente lo quería para colgarlo en mi pared me costaba $ 4,000 pesos M.N.

Sin dejarme decirle nada continuó su explicación diciendo que el de 95 mil venía con todo y la cedula profesional, me sería entregado en un periodo de 3 a 4 meses, el proceso de pago era mitad al principio y la contra parte al haber finalizado.

Aparte del dinero, los requisitos que me pedía: acta de nacimiento certificada, mi comprobante de domicilio y 6 fotografías tamaño infantil blanco & negro y 6 fotografías tamaño título más mi CURP, porque estos papeles los necesitan sus contactos que trabajan en la Dirección General de Profesiones, entonces me comentó:“y cuando te los entregue voy a ir contigo pa allá, es en el Sur, ahí los recogemos y me das el último pago, no te lo puedo dejar más barato porque pues somos muchos y necesito repartir y no te miento apenas y sale pa la papa, ya ves como nos están rompiendo la madre”.

Me dio una tarjeta que tiene de logo una cabra y el nombre del negocio dice “Impresos Capri” junto a la dirección y el teléfono, no tiene ningún nombre pero él me anotó su número celular privado atrás junto con su nombre, Adrián.

Seguí caminando, mi segundo cigarro se terminó, crucé la calle Belisario Domínguez y en seguida se encontraba una cerrada, 23 de Mayo, otro tipo llegó, con el clásico cabello peinado como uno de los temerarios, largo de atrás, corto de enfrente y unos lentes negros, me dijo:
Temerario: “andas buscando un título, ven mira yo te lo pongo más barato ¿cuánto te dijo el carnal ese con el que estabas?
Yo: 95 mil varos
Temerario: “no pues el cuate se quiere hacer su año que no mame, hay que ir al día no comerse todo el pastel de un bocado, mira déjame hacer una llamada y vamos con el jefe.”

Sacó su celular, murmuró algunas cosas y antes de un minuto colgó y se volteo y me dijo:

Temerario: “Sígueme ya me dio viada mi jefe, quiere hablar contigo”.

Seguimos de frente sobre esa calle, pasamos unos arcos, después había del lado derecho de la calle algunos locales, y en medio de tantos uno con venta de dulces en la puerta, me invitó a pasar y sentarme, el tipo que ahí estaba hablaba por teléfono, sostenía una llamada que enseguida finalizó.

Jefe del Temerario: “Mira aquí, Paco ya me dijo lo que necesitas, tú dime si hacemos el trámite de una vez, yo no te lo voy a dejar tan caro y te doy posibilidades de que me lo vayas pagando, te explico” me dio una hoja y una pluma y siguió, “no sé cuánto te pedían o si no has cotizado con más, aquí necesitamos que nos traigas tres actas de nacimiento certificadas, si no tienes aquí te las hacemos (rió), con sello y esas madres, tu IFE, seis fotos tamaño infantil blanco & negro, pero tienes que salir de traje negro con la cara bien descubierta, y 6 tamaño título, igual frente descubierta y con el tacuche oscuro, te lo voy a dejar en 70 mil varos, cualquier carrera que quieras en la escuela que quieras.

Esto es fácil, como trabajo con los compás que están en la de Profesiones pues ahí le caen todas las escuelas y no tenemos pedos por eso, así que si quieres te titulamos en la UNAM o en el TEC de Monterrey por el mismo precio.

Me tardaría más o menos 2 meses, me das un 30 % ahorita, otro en un mes, y cuando vayamos por tu título a Profesiones, me das lo restante, ¿cómo ves te parece?”
Yo: sí, pero no traigo dinero tendría que ir a conseguir.
Jefe del temerario: sí, no hay pedo mira si vas al banco te acompaña mi chalan, el pinche Paco, y si vas a ir a conseguir no hay bronca, déjame ahorita unos mil varos pa ir haciendo el trámite, como ya viste está más barato que con ese compa que viste, pero si te encuentras a alguien que te lo de en 10 mil o hasta en 20 mil no les creas es pura mamada y te van a chamaquear.
Así que necesito que me des esa feria pero ¡ya!, no se porque pinches mexicanos teniendo la oportunidad no se quieren titular, hay que forzarlos a veces (risas)”

Yo: “Mira es una lanota y venía hoy nada más a cotizar, pero me convenciste y pues voy a ir a conseguirlo ahorita con la familia para de una vez dejarte el 30% de anticipo, pero que garantías me das”
Jefe del Temerario “quieres más que mi palabra, ya conoces este es mi negocio y no me voy a quemar contigo ¡yo vivo de esto carnal!.”

yo: “Quiero la carrera de veterinaria”
Jefe del Temerario “eso no importa te hago doctor, o abogado o hasta pinche astronauta, si quieres (risas)”

Me salí diciéndole que regresaría; dos calles después Paco aún me seguía, en cuanto vio que me metí por donceles desapareció.

Puedes sumar a lo largo de la carrera en la UNAM, los pasajes, el material, los libros, los viajes de investigación, el tiempo, las chelas con los cuates y tus 20 centavos mínimos reglamentarios cada semestre; también puedes sumar en el TEC lo mismo más la colegiatura; bien puedes ir a Santo Domingo por 25, 70 o 95 mil pesos te resuelven los tramites en un par de meses, sin desgastarte, sin cumplir con tareas ni presentar exámenes, la única preocupación que tendrías sería saber que te cumplirán estos santos dominicanos.


Diego Javier
- Reportero