EL TRABAJO IDEAL


Y las pruebas que confirman su existencia.
¿De verdad existe?
Sueños guajiros del empleado promedio
El trabajo ideal del mexicano.

México D.F. 28 de Agosto del 2009. Actualmente los empleos son escasos, son monótonos pero mucho peor, no son los que esperamos. Encontrar el trabajo ideal en México es cuestión de perseverancia, ingenio y valentía. ¿Existe? Muchos podrían jurar que sí, a pesar de muchos mexicanos que tratan constantemente de luchar contra la corriente. La verdad es que el mexicano sueña y vive tratando de encontrarlo, algunos aún perdidos en el espacio laboral.

¿De verdad existe?

“México lindo y querido, si muero lejos de ti…” A decir de los expertos, la situación laboral para los chavos en México se deteriora poco a poco. La idea de “El Trabajo Ideal” se desvanece día con día, pues no se trata simplemente de elegir el empleo que cumpla nuestras necesidades económicas y personales. Esto ha cambiado a simplemente encontrar trabajo.

Nuestros queridos amigos de Monster.com se dieron a la tarea de realizar un estudio mundial en torno a la percepción de la gente respecto a “su trabajo ideal”, en éste estudio, para analizar si de verdad existe o no el trabajo ideal, se encuestaron a más de 50.000 personas en todo el mundo. Esto nos arroja datos tan interesantes como bizarros, con unos alemanes escépticos diciéndonos que la idea del trabajo perfecto no existe por parte de un 30% de encuestados en Alemania; unos españoles disgustados, pues casi el 80% de los encuestados reclaman no ser felices con su trabajo. Pero no, no se preocupen, no todo es pesimismo en el mundo, ya que en Italia el 70% de los encuestados dice estar en su puesto ideal. Junto con ellos, los más positivos son los húngaros, los holandeses y estadounidenses. ¿Por qué será?

México se encuentra con un muy claro descontento, pues solo el 3% cree que está en su trabajo ideal, y para seguir con las estadísticas y vernos menos pesimistas, el 77% cree que si existe. Sin embargo, esto nos demuestra también, que para el mexicano el trabajo ideal es una especie de fenómeno parecido a los OVNI’s o a los fantasmas: Nunca lo han visto, pero saben que está ahí… en alguna parte del mundo. Perdido en algún callejón.

Sueños guajiros del empleado mexicano

“Porque yo: no quiero trabajar, no quiero ir a estudiar, no me quiero casar…” Es irónico, hablando específicamente del tema del trabajo, que la gran mayoría de los mexicanos promedio tienen en mente como su trabajo ideal el no trabajar y recibir un pago a cambio.

Sin embargo, algunas mentecillas trabajadoras poseen el concepto de trabajo ideal como aquel que pueden desempeñar con gusto, la actividad que puede realizarse sin caer en lo aburrido y también ser recompensada. Haciendo referencia al gordo bigotón que mira a las bailarinas revoloteando en el tubo, mientras es el encargado de asear las mesas de todos aquellos que gastan dinero por ello. Al sastre que vive aún “dentro del closet” y puede toquetear sin razón los traseros de sus clientes. Al cadenero que demuestra su oculto y fanfarrón ser, creyéndose luchador sacando borrachos y mal vivientes de su sagrado lugar de trabajo. O al profesor que disfruta el conflicto que sostienen sus alumnos al discutir sobre sus actividades académicas y, demostrando aquel sentimiento, suelta una sonrisa malvada y burlona… eso sí, a pesar de ello demuestra su calidad. Todo depende del cristal con que se mire, diría mi abuelita.

El trabajo ideal mexicano

“A que le tiras cuando sueñas mexicano…” El trabajo ideal es una fantasía. No mayor a disfrazar a la vecina de caperucita roja, atrapar un extraterrestre o capturar de la mano de Carlos Trejo al fantasma de Chico Ché. El presidente del empleo muestra que, en efecto, se trata de un cambio para la funcionalidad del país. Presidente del empleo perdido, tal vez, 735 mil desempleados en 2009 hasta el momento, según las estadísticas, lo que nos hace pensar ¿Cuál sería el objetivo común de los estudiantes universitarios (y no tan universitarios): encontrar el trabajo ideal o simplemente encontrar trabajo?

Las condiciones para “Las promesas del futuro” en México se vuelven poco alentadoras. Hay demasiados egresados. Punto bueno. Pero desgraciadamente no existen empleos donde los jóvenes puedan ejercer su profesión, aumentando el ya gran número de taxistas, cajeros, meseros, taqueros y muchos “eros” más, que poco tienen que ver con el erotismo y en realidad se basan en la frustración.

Las condiciones económicas no son las ideales, tampoco las políticas y tampoco las culturales, para que en nuestro país se tenga, o por lo menos se vea a una persona con el trabajo ideal. Sin embargo, existen algunos cuantos que agotan y aprovechan todos los recursos a su alcance para poder sobresalir, pero usted y ellos, podrían asegurarme que en definitiva ése no es su trabajo ideal. La búsqueda puede ser tan larga como cada uno de nosotros elija. ¿Qué tan lejos estamos dispuestos, la mayoría de los mexicanos, a llegar por conseguir el trabajo ideal a pesar de que el entorno no lo permita? Es una pregunta que sólo cada uno puede resolver.

Juan Mendoza
-Reportero