CONCLUSIÓN: DE LA CHAMBA Y EL ESTUDIO...

México D.F. 28 de Agosto del 2009. En el primer número de Praxis Blog pudiste leer opiniones y hechos que engloban la situación actual de una gran parte del 58.1% de la población que es económicamente activa.

Es un hecho que muchos mexicanos buscamos la “gran oportunidad” y teniendo fe en nuestra República, esperamos una respuesta a nuestros esfuerzos y méritos. Muchos de nosotros estudiamos carreras en universidades locales, sin importar sean públicas o privadas, algunos con ganas de aprender y otros con el fin único de tener un papel que pueda permitirles llegar un poco más lejos que el ciudadano promedio, pero esto, en muchas ocasiones es un gran problema sea psicológico o económico, por lo que muchos de nosotros tenemos que acudir a las diferentes formas de apoyo que se nos proporcionan en nuestro país: los famosos trainee, las innumerables empresas fantasmas o fraudulentas, los trabajos con ayuda económica y muchas modalidades más.

Es muy importante, además, como pudimos ver en los artículos del blog, que el estudiante no siempre tiene la misma razón para recurrir a un empleo, ya que muchos lo hacemos por supervivencia, otros por la eterna búsqueda de la experiencia que nos dé un plus al salir de la carrera y buscar un trabajo fijo y otros más por pasión por la carrera, por lo que hay quienes tenemos la suerte de laborar en actividades de nuestro gusto, o mejor aún, de la carrera que estamos estudiando, lo que nos ayuda a complementar los conocimientos teóricos que adquirimos en la universidad, pero hay quienes ni siquiera tienen esta gran oportunidad y se conforman con cualquier tipo de trabajo, cosa que se ha hecho muy común en estos tiempos de alto grado de desempleo, en que difícilmente podemos encontrar oportunidades de trabajo que nos ayuden a subsistir.

Cabe destacar que algo de gran importancia para los estudiantes que trabajamos es el apoyo que podemos encontrar tanto en nuestra institución educativa como en la empresa o compañía donde laboramos. Muchas veces las universidades nos pintan un mundo utópico en el que estudiar y trabajar se convertiría en algo muy sencillo, cosa de niños, sin embargo, en múltiples ocasiones este apoyo es nulo o es sólo una imagen, ya que más de un maestro deja tareas que resultan innecesarias y únicamente son útiles para la pérdida de tiempo y en ocasiones hasta recursos, que bien podrían evitarse o convertirse en actividades en el horario de clase; además de calificar en equipo, lo que dificulta el trabajo al no tener horarios disponibles o que coincidan en los integrantes éste. Por otro lado, nuestros lugares de trabajo en muchas ocasiones tenemos la suerte de tener todo el apoyo con jefes que respetan nuestros horarios, comprenden las salidas un poco antes de tiempo o llegada un poco después, entre otras cosas, pero esto no es algo que suela suceder comúnmente, sino que la otra cara de la moneda tiene más probabilidad de llegar, teniendo jefes que consideren que estás ahí para ellos y para lo que la empresa requiera, sin importar otra cosa, trabajando horas extra sin tener una remuneración o consideración.

Considero que en muchas ocasiones tomar la decisión de trabajar mientras estudias es algo que debes hacer pensándolo bien y considerando muchas aspectos. Pero si tomas la decisión de hacerlo, es muy recomendables que trates de buscar un empleo que complemente tu educación y que pueda servirte en el futuro laboral y personal y en este Blog pudiste leer algunos consejos para encontrar trabajo y además conseguirlo.

Esperando que disfrutaras esta primera entrega de Praxis Blog nos despedimos, no sin antes recordarles que nuestra siguiente entrega estará en línea a partir del jueves.

Gabriela de la O
-Jefe de Redacción