CHAMBAS... EL BENEFICIO DE NO TRABAJAR


Trabajar o no trabajar en época de estudio
Escolaridad del país
Desempleo

México D.F. 28 de Agosto del 2009. La situación política y económica en la metrópolis mexicana cada día es peor, con una tasa de desempleo record de 6.12% entre los últimos 2 meses; datos proporcionados por el INEGI, los trabajadores son obligados a desempeñar labores en empleos inestables y desafortunadamente para los jóvenes universitarios, la necesidad de encontrar un empleo se vuelve más frecuente y el conseguirlo cada vez se vuelve más difícil.

El estudiar y trabajar a la par se ha venido haciendo una actividad muy común en la sociedad mexicana, la búsqueda de la muy solicitada experiencia laboral, requerida en la mayor parte de los empleos; obliga a trabajar por sueldos bajos o incluso sin remuneración; todo por la experiencia.
Llegar a la universidad en un país que tiene un promedio de escolaridad equivalente a poco más del segundo grado de secundaria, según del INEGI, es un logro, sin contar que por situaciones externas, algunos egresados desempeñan actividades en profesiones ajenas a las de ellos.

El cuestionarse si es bueno trabajar mientras se cursa la universidad es relativo; todo depende de cada quien. Una persona que trabaja (en su área de conocimiento), tiene la fortuna de ganar experiencia a futuro y además vincula el aprendizaje teórico de las aulas con la práctica profesional. En cambio, alguien que solo estudia, se dedica a su educación al 100% y tiene un tiempo libre para realizar otras actividades que complementen su formación.

Pocos son los estudiantes universitarios que no trabajan durante su periodo de educandos, debido a que tienen becas muy altas que sustenten sus gastos o tienen padres que los apoyan económicamente, ese tipo de “suerte”, por así decirlo, se debe de aprovechar al máximo y como esponja; absorber todos los conocimientos impartidos para tener un excelente aprendizaje teórico, esperando el día de ponerlo en práctica y remunerar a los padres por toda la ayuda que brindaron a sus hijos mientras estudiaban.
Por otra parte, el mercado laboral cada día es más exigente en cuestiones de papeles educativos, la necesidad de tener un título y un buen promedio (en algunos casos) es fundamental, aunado que ser bilingüe ya no es una opción sino una necesidad para desempeñar un buen trabajo.

El hecho que no trabajen los alumnos, es para que puedan aprovechar su tiempo libre de manera positiva, estudiando diferentes idiomas o que desarrollen capacidades deportivas o artísticas, que ayuden a su desempeño tanto laboral como personal. Aunque como en todas partes hay quienes tienen mucho tiempo de ocio y no se percatan de la oportunidad que están desperdiciando.

Por el contrario con aquellos que trabajan, el rendimiento académico no siempre es el óptimo y muchas veces no tienen el suficiente tiempo para otras actividades, esto no quiere decir que sea malo el trabajo en tu época de estudiante, por el contrario.

El trabajar o no trabajar mientras cursas tus estudios sirve de poco, cuando el constante endeudamiento del gobierno mexicano y la disminución de empleos, están a la orden del día, solo están logrando brindar un futuro incierto a los próximos empleados o desempleados del país, que sólo piensan en terminar sus carreras para conseguir empleos.

Miguel Contreras
–Reportero